Llegamos al semáforo amarillo: una ambigüedad en la comprensión de la pandemia

José Luis López López

La utilización del llamado “Semáforo de riesgo epidemiológico” busca disminuir el número de contagios de COVID-19 a través de la regulación del uso del espacio público. Con ello, la Secretaría de Salud implementó un sistema de monitoreo que consta de cuatro colores: rojo, naranja, amarillo y verde. Dentro del primer color sólo se permiten actividades económicas esenciales y la posibilidad de caminar alrededor de nuestros domicilios. En el segundo color, se establece que son permitidas las actividades económicas no esenciales restringiéndose a un aforo del 30%. Posteriormente, ya en el semáforo amarillo, todas las actividades laborales están permitidas cuidando un aforo reducido solo en los espacios públicos cerrados. Por último, en el color verde se restablecen las actividades escolares.

Así, iniciando el mes de octubre la Secretaría de Salud indicó que 16 estados de nuestro país, incluido Puebla, pasan a semáforo amarillo. Por consiguiente, podríamos consultar la definición técnica en el sistema de monitoreo para comprender a que se refiere que hayamos pasado a dicho color. Sin embargo, tal como sucede en el lenguaje, la interpretación del significado que adoptamos de este sistema parece depender de su uso generalizado, lo cual ocasiona una gran ambigüedad. En consecuencia, consideramos importante detenernos brevemente en la cuestión del significado.  

Photo by Tim Mossholder on Pexels.com

 Podemos decir que el significado de una palabra o de una oración depende de su uso cotidiano dentro del lenguaje, es decir, la significación se va constituyendo a través de la utilización ordinaria de algún término. Esto se designa, siguiendo al segundo Wittgenstein, como juegos del lenguaje. En ese plano, al desplazar un término o una expresión fuera de su contexto se pueden generar diversas ambigüedades pues “entender una oración es saber usarla –saber cómo verificarla y cuándo aseverarla, saber qué podría llevarnos a rechazarla, saber a qué nos compromete su aceptación, saber qué se sigue de ella y de qué se sigue ella en la inferencia y en el razonamiento práctico, etc.–” (García, 486).

Ahora bien, volviendo al tema de nuestro interés, podemos observar que el significado que damos a la llegada del semáforo amarillo depende del uso generalizado o del juego del lenguaje al cual se ha inscrito nuestra interpretación del mencionado sistema de monitoreo. En efecto, el Semáforo epidemiológico se ha interpretado como una especie de marcador que indica de alguna manera un tipo de aniquilación del virus COVID-19; cuando en realidad, tal como se mencionó al principio, solo es un mecanismo de monitoreo que busca disminuir el número de contagios regulando el uso del espacio público. Esta ambigüedad entre el significado generalizado por su uso y su definición técnica, suponen para el semáforo epidemiológico consecuencias problemáticas.

Primero, al interpretar el sistema de monitoreo como un marcador que indica cierta eliminación del virus ocasiona que las personas supongan que por estar dentro de un semáforo amarillo el peligro de contagio está disminuyendo, lo cual genera salidas masivas y aglomeramientos en el espacio público. Después, seguido del punto anterior, existe el riesgo de continuar con la propagación del COVID-19 (continuar, pues seguimos en la secuencia de contagios del mismo brote que inició aquel semaforo epidemiológico en marzo) consecuencia de las salidas masivas, tal es el caso de París que planea implementar nuevamente un confinamiento total.

Así, a modo de conclusión, podemos inferir que la interpretación generalizada del semáforo epidemiológico causa un significado que a su vez origina grandes confusiones en la comprensión de la pandemia. Ambigüedades que posibilitan acciones contraproducentes por parte del sector social. No por encontrarnos en semáforo amarillo descuidemos las medidas profilácticas pues la cantidad de posibles contagios, al igual que al inicio de la pandemia, sigue siendo impredecible a pesar de encontrarnos en el ya mencionado color amarillo.

Puebla, México, 26 de octubre de 2020

Referencias

García Suárez A. Modos de significar, una introducción temática a la filosofía del lenguaje. Madrid: Tecnos, 1997. Impreso.

Estos son los estados que estarán en semáforo naranja, amarillo y el que cambiará a verde. El financiero. (29 de septiembre 20). Web. 06 de octubre 2020 https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/estos-son-los-estados-que-estaran-en-semaforo-naranja-amarillo-y-el-que-cambiara-a-verde

París entra en “alerta máxima” por propagación de Covid-19. El universal. (04 de octubre 2020). Web. 06 de octubre 2020 https://www.eluniversal.com.mx/mundo/paris-entra-en-alerta-maxima-por-propagacion-de-covid-19

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s