La educación ante la pandemia

Luz Mariel Flores Bautista

Aproximadamente a 214 días de haber comenzado la contingencia sanitaria, el estado de Puebla, en México, continúa en el color naranja-amarillo.[1] Dadas las condiciones se iniciaron las actividades escolares el día 24 de agosto en modalidad a distancia. Madres, padres y docentes han trabajado desde entonces para evitar afectar la trayectoria educativa de las y los estudiantes; no obstante, la estrategia no ha funcionado. Las razones del ineludible rezago en la educación durante la pandemia son diversas.

Conforme al INEGI el grado promedio de escolaridad de la población en México es de nueve años equivalente a estudios de primaria terminada y secundaria (2015), para el trimestre de 2018 se estimaba que había subido un año siendo este el de preparatoria o bachiller (Héctor, 2019); sin embargo, más allá de la educación formal que podrían tener o no las madres y padres de familia en quienes recae el acompañamiento y la enseñanza del alumnado, a causa de la nueva modalidad se les está exigiendo que desarrollen actividades docentes que les resultan ajenas, y que son adicionales a las que realizan en sus empleos y de aquellas que son propias de la maternidad y de la paternidad; hay quienes no tienen la paciencia ni la forma para enseñar o transmitir conocimientos, y con el exceso de tareas escolares, sin que ello sea una justificación, terminan por violentar a las y los menores (Mariel, 2020). El exceso de trabajo se acentúa con las madres y padres solteros que no tienen a nadie como apoyo, particularmente sobresalen las docentes que son madres; prácticamente resulta imposible atender las actividades escolares de sus hijas e hijos y simultáneamente planear, programar y revisar productos de las actividades de sus estudiantes, súmese el cuidado de la familia y las labores del hogar, lo que deja nuevamente en peores condiciones a las mujeres que ejercen la maternidad.

Photo by ThisIsEngineering on Pexels.com

Otro factor es la falta de acceso a las tecnologías, no todas las familias cuentan con computadoras con conexión a internet, así como de otros materiales que facilitan el aprendizaje. Conforme al comunicado del CONEVAL entre 2008-2018 “el número de personas en situación de pobreza pasó de 49.5 a 52.4 millones (…) en situación de pobreza extrema pasó de 12.3 a 9.3 millones” (2019, 1), hay que indicar que la zona sureste del país, las poblaciones rurales y los grupos vulnerables, son las que conforman gran parte de las personas afectadas; resulta alarmanteque durante el 2018 el Coneval estimaba que sólo 21.9 % de la población no era pobre ni vulnerable,[2] por lo que el resto lo son ya sea por carencias sociales, por ingreso o por estar en situación de pobreza o pobreza extrema. Ante la presente situación sanitaria se estima:

Un incremento de la población en situación de pobreza extrema por ingresos entre 6.1 y 10.7 millones de personas para 2020, mientras que para la pobreza laboral se estima un aumento de 37.3% a 45.8% en el segundo trimestre del 2020. Es necesario considerar que hay sectores de la población que afrontan esta pandemia con mayores desventajas, por ejemplo: las mujeres, los trabajadores tanto del sector formal como del informal, las personas desempleadas y las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyME), los jornaleros agrícolas, niñas y niños, cuyo aprendizaje se ve afectado por falta de acceso a las nuevas tecnologías. La crisis podría provocar que la población que en 2018 no era pobre ni vulnerable, tenga afectaciones que los lleven a encontrarse en condiciones de pobreza (CONEVAL, 2020, 1).

Es evidente que ante este panorama resulte absurdo hablar de evitar un rezago en la educación cuando de facto ya existía. La educación en México ha pasado por diversos momentos pero, cada vez, más docentes y estudiantes se someten a un sistema educativo que se preocupa más por la entrega de evidencias, productos, por el papeleo administrativo y la productividad, ya sea para mantener promociones, apoyos, becas, estímulos o para conservar el trabajo, en el caso de las y los docentes más vulnerables a quienes se les exige sobremanera realizar planeaciones, entre otros trabajos, que absorben más de ocho horas laborales. En estricto sentido el trabajo invade el hogar.

La situación precaria de la educación se ha intensificado durante la pandemia, las limitantes económicas y la pobreza que impera en el país no facilita el pleno acceso a la educación a distancia; no obstante, es preciso puntualizar que en el propio cauce del sistema educativo no hay una genuina atención a la formación de las y los estudiantes, antes bien, se enfoca en la productividad burocrática como ocurre en los niveles de educación superior y en el ámbito de la investigación, en los que existe una gran fragmentación de los salarios académicos que detrae el salario contractual de la población docente; frente a este problema, como señala Rainer, resulta “imprescindible disolver todos los sistemas de pagos por productividad e integrar sus montos a los salarios para restituir así los sueldos íntegros y dignos, sin condicionamientos” (2019), sin embargo, además de cuestionar la modalidad a distancia y la burocracia con gestión empresarial de la educación, debemos cuestionar a la educación misma que se mantiene hoy en día.

La educación no se trata de la mera adquisición de conocimiento, en caso de que realmente se adquiera, y que nada tiene que ver con la burocracia y la explotación laboral, es una vocación humana. Eduardo Nicol retoma la importante tarea de “convertir la educación en un problema de rigurosa filosofía” (2007, 454). La educación está vinculada directamente con el humanismo, entendido como la sapiencia o ciencia de lo humano y que más que ser “una doctrina; es una misión. No sólo del filósofo; todo hombre está destinado a vivir con un saber de lo humano. ¿Cómo puede entrar en decadencia ese destino? (…) se llama deshumanización” (2007,454). Siguiendo a Nicol encontramos que el humanismo está signado por tres conceptos, la paideia que refiere a la educación y a la cultura, no como una acumulación o adquisición de conocimiento sino como una forma de ser, cultivarse, educarse; la autognósis como el conocimiento de sí mismo, reflexionar sobre sí de manera crítica y la autarkeia que refiere al dominio sobre sí mismo, las tres son virtudes del ser (2007,454, 455); la educación es un modo de ser, de ser hombres o mujeres, ser educadas, ser cultivados, no obstante, ¿a qué se refiere justamente ser educadas o educados desde esta vocación humana?

Aunque redundante pero fundamental, es importante abandonar la idea de que una persona educada y culta es aquella quien posee demasiados conocimientos que los utilizará conforme a las nuevas competencias y habilidades para superarse entre los demás. Educarse refiere a una formación vital, orientada a la transformación humana, a no dejarse llevar por el ritmo apresurado de la burocracia, sacar a la educación de esta esfera empresarial en la que ya no se preocupa por la genuina formación de los seres humanos. Esta formación se genera con los vínculos que se transforman cada vez, con cada tacto y relación con las y los otros. Las próximas generaciones dependerán de lo que ésta les deje, y resulta preciso comprender que esta formación de lo humano es un compromiso de comunidad. En palabras de Arturo Aguirre la educación:

Se trata, en suma, de un problema ontológico y ético. Problema vital que la paideia encontró con Sócrates en el sentido vital de un método de investigación caracterizado por la perseverancia en la búsqueda del bien vivir; pues, no se trataría ya de una transmisión de oficios o modos de vida, sino de la búsqueda conjunta, dubitativa, dialógica y autocrítica que cuestionaba las certezas públicas de las costumbres y las disposiciones compartidas a las que los hombres se veían propensos a asentir (…), los valores no se aprenden ni de los políticos o los sofistas (ni de un magisterio hecho pedazos por las políticas laborales, ni de los publicistas y las dinámicas del consumo, ni de las frivolidades del instante en el entretenimiento de las industrias culturales), sino que se generan de la racionalidad autorresponsable en constante tensión dialógica de nuestras expresiones (2010, 226).

Este freno que la pandemia le ha puesto al ritmo acelerado del mundo se tendría que aprovechar para cuestionar todas esas certezas que justamente no nos llevan al bien vivir. Tenemos la autorresponsabilidad de cuestionar en diálogos abiertos a las circunstancias, las exigencias y sobre todo las condiciones que se imponen en este afán de mantener la actividad al máximo. Tomar posición frente a la formación y orientarla en este afán de ser más como seres humanos. Actuar para transformarnos culturalmente, evaluando las condiciones que nos dañan para cambiarlas. De modo que podamos retomar el método socrático para reflexionar críticamente sobre nosotros y nosotras mismas en relación con la comunidad, padres, madres, docentes, investigadoras e investigadores, tenemos el compromiso de no ceder a la imposición de las circunstancias que dañan nuestra forma de vida y más que incrementarnos nos decrecen como seres humanos. “De ahí que la filosofía, además de su quehacer teórico, deba asumir la misión de poner a la política en su lugar. Porque si esto le cuesta al filósofo su libertad, y hasta su vida, quedará sin embargo testimonio de dónde estuvo el error y dónde la culpa” (Nicol, 2007, 457). 

Ciudad de Puebla, México, 15 de octubre de 2020

Referencias:

Aguirre Arturo, Primeros y últimos asombros. Filosofía ante la cultura y la barbarie, México: Afínita Editorial, 2010.

Coneval, La crisis sanitaria generada por la covid-19 y sus consecuencias Económicas ponen en riesgo avances en desarrollo social y puede afectar en mayor medida a grupos vulnerables, comunicado de prensa no. 6, México: Coneval, 11 de mayo de 2020.

Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), 10 años de medición de pobreza en México, avances y retos en política social, comunicado de prensa no. 10, México: Coneval, 5 de agosto de 2019.

inegi, Escolaridad en México, 2015, consultado el día 15 de octubre de 2020, http://cuentame.inegi.org.mx/poblacion/escolaridad.aspx?tema=P%20#:~:text=En%20M%C3%A9xico%2C%20los%20habitantes%20de,m%C3%A1s%20de%20la%20secundaria%20concluida.&text=Estudios%20t%C3%A9cnicos%20o%20comerciales%20con%20primaria%20terminada%20y%20secundaria.&text=Preparatoria%2C%20estudios%20t%C3%A9cnicos%20o%20comerciales%20con%20secundaria%20terminada%20y%20normal%20b%C3%A1sica

Nicol Eduardo, Las ideas y los días, Comp. Arturo Aguirre, México: Afínita Editorial, 2007.

Rainer Enrique Hamel, “sni y fragmentación de los salarios académicos”, México: La jornada, Domingo 13 de octubre de 2019, fecha de consulta 06 de octubre de 2020, https://www.jornada.com.mx/2019/10/13/opinion/010a1pol?fbclid=IwAR2TGq6qMDsEMeJJpp2svPDQ2cIVzETxD7_wthF8R7Utu5i_eAxYopTcKJE#.XaMI3FlgbtU.facebook

Romano Mariel, El exceso de tareas escolares online puede terminar en violencia, 25 de abril de 2020, Periodismoenline@, consultado 15/10/20, http://periodismoenlinea.medios.com.ar/contenido/6988/el-exceso-de-tareas-escolares-online-puede-termina-en-violencia

Usla Héctor, Promedio de escolaridad, con escaso avance: es equivalente al primer año de prepa , El financiero,15/05/2019, consultado el 15/10/2020, https://www.elfinanciero.com.mx/economia/promedio-de-escolaridad-con-escaso-avance-es-equivalente-al-primer-ano-de-prepa


[1] “El Semáforo de riesgo epidemiológico para transitar hacia una nueva normalidad, es un sistema de monitoreo para la regulación del uso del espacio público de acuerdo con el riesgo de contagio de COVID-19. Este semáforo será estatal y está compuesto por cuatro colores: Rojo, Naranja, Amarillo, Verde”, véase en https://coronavirus.gob.mx/semaforo/

[2] Conforme a lo que nos muestra la página oficial del Coneval, en la medición de la pobreza en México 20​18 a nivel nacional y por entidades federativas, véase en: https://www.coneval.org.mx/Medicion/Paginas/PobrezaInicio.aspx

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s