La pregunta por la justicia en los tiempos de pandemia.

Adrián Ortuño Sosa

Durante la actual pandemia, la pregunta por la justicia cobra una perspectiva diferente, en tanto que las consecuencias de la pandemia que vivimos producen bastantes problemas éticos, entre los que destacan: la licitud de imponer un confinamiento apoyado en la represión policial, la elección entre la salud pública y la economía, o la determinación sobre a qué individuos se deben asignar los limitados respiradores. A continuación, se expone una breve reflexión crítica sobre algunos planteamientos que John Rawls presenta en su obra Una teoría de la justicia.

Como es bien sabido, la idea de justicia ocupa un lugar importante dentro del pensamiento de Rawls, debido a esto, consideramos pertinente analizar la teoría rawlsiana a partir de la situación de la pandemia provocada por el Covid-19. En este sentido, para poder lograr nuestro cometido, la siguiente reflexión presenta la siguiente estructura: primero se expone de manera breve el planteamiento de la noción de justicia como imparcialidad, una vez establecido este contexto, se intenta poner a prueba la propuesta de Rawls, a partir de una serie de preguntas que surgen desde la situación de la pandemia actual.

El filósofo norteamericano John Rawls publicó su obra Una teoría de la justicia en el año de 1971, a lo largo de sus páginas, el autor parece recuperar la noción moderna de contrato social, sin embargo, a diferencia de sus predecesores modernos, postula a la justicia como algo que debe fundamentar el proceso de organización social.

Photo by Life Matters on Pexels.com

Al inicio de la obra mencionada, Rawls escribe o siguiente “la justicia es la primera virtud de las instituciones sociales, como la verdad lo es de los sistemas de pensamiento” (Rawls, Trad. 1995, p. 17). Con esta afirmación el autor intenta explicar que las instituciones sociales y políticas deben fundamentarse en la justicia, pero no solo eso, también deben proveer justicia, ya que “no importa que las leyes e instituciones estén ordenadas y sean eficientes: si son injustas han de ser reformadas o abolidas” (Op. Cit., p. 17).

En este sentido, Rawls considera que la concepción de justicia se encuentra inevitablemente relacionada con la organización social, en tanto que la creación de responsabilidades y deberes implica tomar una actitud prudente.

Sin embargo, lo anterior produce algunos problemas, ya que, si la organización política y social se ha fundamentado a partir de principios que son producto del contrato social, entonces, ¿cómo es posible que la sociedad actual (y de periodos anteriores) presente algunas desigualdades muy marcadas?

La respuesta rawlsiana sería que la injusticia actual es el resultado de un acuerdo social que no ha sido libre e imparcial, dicho de otro modo, las condiciones sociales y económicas de la actualidad han surgido a partir de intereses particulares, los cuales se han apoyado en el consenso parcial o errado de los gobernados.

En este sentido, el concepto de justicia surge como una manera de reformular la organización social, pero ¿en qué consiste esta reformulación? Rawls ancla su argumentación a partir de lo que él denomina circunstancias de la justicia, las cuales son la escasez moderada y las demandas conflictivas. La pregunta por la justicia y su utilidad no puede nacer en un contexto de escasez absoluta, ya que no habrían bienes para repartir, por el contrario, tampoco puede nacer en un contexto de abundancia, porque en ese sentido no habría problema que resolver con una actitud justa; por tanto, la escasez moderada es el contexto en el que emerge la pregunta por la justicia, sin embargo, la escasez moderada implica la existencia de peticiones conflictivas, en tanto que todos buscan beneficiarse de los bienes existentes.

Para solucionar el problema anterior, los implicados deben tomar una actitud justa, pero ¿qué significa actuar justamente?, para responder a esta pregunta, Rawls propone un experimento mental, supongamos que el caso de la escasez moderada se presenta en un grupo en el que aún no se ha implementado un pacto social, en este caso es necesario deliberar sobre los principios que regirán a la nueva sociedad; sin embargo, nuestro autor considera que este hipotético acuerdo estaría contaminado, debido a que los miembros del grupo tienen ciertas características que afectarán la creación de acuerdos pertinentes (justos), como por ejemplo, los más débiles físicamente buscarán establecer principios que les den ciertas ventajas o los hombres pretenderán estar a cargo de los cuidados de la mujeres, como históricamente ha pasado (Stuart, Trad. 2010).

Debido a la situación anterior, Rawls agrega una variable a su experimento mental, el llamado velo de ignorancia, el cual consiste en privar a los implicados del conocimiento de sus características, tales como sexo, genero, fuerza, destrezas y lugar en el grupo social. Para nuestro autor, esta nueva variable obliga a los implicados a tomar una decisión más racional, en tanto que al no saber el rol y las características que tendrán en la sociedad, deben elegir los principios sociales con base en la prudencia y la empatía. Cabe agregar que esta sería una definición aproximada al concepto rawlsiano de justicia como imparcialidad.  

Una vez que se ha establecida una breve descripción sobre la concepción de justicia en John Rawls, podemos contraponerla con la situación actual provocada por el COVID-19, en este sentido se puede afirmar que la problemática actual supera los planteamientos rawlsianos; ya que si se contrasta la propuesta de Rawls con la crisis actual, entonces se puede apreciar que las tesis rawlsianas se alejan de la praxis política y económica actual, no obstante, exponen una visión bastante utópica del fenómeno político y su posible reformulación, la cual sería imposible lograr en medio de esta pandemia.

Si bien la crisis provocada por el Covid-19 ofreció la situación de escasez moderada y las demandas conflictivas, de las que John Rawls habla en su obra; podemos afirmar que en la actualidad la situación nos ha rebasado. Sin embargo, la pregunta por la justicia sigue presente, mencionaremos un par de ejemplos.

En el caso de México, no es tan fácil deliberar a favor o en contra de un confinamiento más estricto, ya que gran parte de la población vive del comercio informal; por lo que un confinamiento más estricto podría tener un impacto en la economía y en la seguridad. Debido a lo anterior, consideramos que la elección de algunos gobiernos de primar la economía puede ser tomada como un mal necesario, que curiosamente, parece reflejar los principios de justicia descritos en la sección anterior.

En lo que se refiere a la salud pública, no parecen tan claros los criterios para determinar qué individuos son lo que deben tener acceso primordial a los respiradores, ya que en algunos estados se presentan desequilibrios entre el número de respiradores disponibles y el número de personas que los requieren. En este contexto cabe preguntarse cuál es el procedimiento por seguir cuando se tienen pocos respiradores y una alta demanda, ¿se da preferencia a mujeres y niños?, ¿se da preferencia a personas mayores?, ¿se da preferencia a personas con enfermedades degenerativas? Este parece ser uno de los casos en los que la teoría de Rawls se ve superada.

Con todo, también es válido preguntar si propuesta rawlsiana merece ser desechada por completo o bien tomarla en cuenta para modificarla y volverla una propuesta defendible, ya que de los errores de algunos políticos (la mayoría) no se puede concluir que debemos desechar la teoría política que fundamentó dicha práctica, ya que siempre cabe la posibilidad de que la aplicación de la teoría fuera deficiente.

Después de haber presentado más preguntas que respuestas, no podemos más que reafirmar la necesidad de poner a prueba las teorías filosóficas de la tradición. Desde este supuesto, la pandemia actual puede ofrecernos una serie de problemas en los que la filosofía tiene mucho que aportar.

Ciudad de Puebla, 28 de septiembre de 2020

Bibliografía

Caballero, Francisco. (2006). La teoría de la justicia de John Rawls, Iberóforum, volumen I (2), 1-22. Recuperado de http://www.redalyc.org/pdf/2110/211015573007.pdf

Stuart, John. (2010). El sometimiento de la mujer. Traducción de Carlos Mellizo Cuadrado, España: Alianza Editorial.

Rawls, John. (1995). Una teoría de la justicia. Traducción de María Dolores González, México: Fondo de Cultura Económica.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s