Contra las fiestas Covid: el largo camino a la inmunidad de rebaño

Fernando Romo Gutiérrez

Una fiesta COVID-19 tiene por principio el mismo de una fiesta de varicela, en donde se reconoce a una amenaza inminente de la cual lo único que nos queda es padecerla lo antes posible. Este tipo de fiestas tiene como propósito generar una aspirada inmunidad a partir de la exposición directa ante la enfermedad, frente a un amigo o familiar que esté contagiado. Como práctica social las fiestas COVID-19 tienen por cometido generar anticuerpos en sus participantes para conseguir una resistencia comunitaria ante el virus, también denominada inmunidad de rebaño.           

En un inicio, las vacunas contaron con el mismo principio mencionado anteriormente, con la distinción de consistir en el contacto con una sepa menos agresiva de la enfermedad para las personas, por ejemplo, la viruela que se presenta en las especies bovinas. En este caso, los médicos prescribían que mínimo cada año se tuviera contacto con esta sepa de viruela para ser inmune a la enfermedad (Humphries & Bystrianyk, 2015, 82). Esto ha cambiado, pues en la actualidad las vacunas deben de cumplir con estrictas regulaciones médicas que demuestren tanto su eficacia como seguridad antes de permitir su comercialización.

Photo by cottonbro on Pexels.com

Según el doctor en microbiología Brian Mochon, la inmunidad de rebaño se logra a partir de la exposición con el virus o la aplicación de la vacuna en al menos 50% de la población en enfermedades poco contagiosas y en un 80% en enfermedades altamente contagiosas (Boland, 2020). Aunque todavía carecemos de datos suficientes para asegurar un porcentaje exacto para el Covid-19 podemos inferir que se encuentra en un rango de estas dos cifras. Sin las vacunas, para dimensionar esta inmunidad a partir de la exposición directa el método más confiable son las pruebas serológicas, pues estas detectan la presencia de anticuerpos efectivos contra el virus en un organismo. En Wuhan, por ejemplo, a partir de 5600 pruebas a médicos y visitantes sanos se establece sólo alrededor del 3% de los participantes tenían inmunidad ante el Covid-19. Según el director del hospital Wang Xinghuan, esperaban encontrar una inmunidad de entre el 10% al 20% en el momento que se realizó la prueba (Pascual, 2020).

En cuanto al uso de vacunas cabe mencionar que la OMS tiene proyectado que, de iniciar a producir una sustancia activa, o ya bien la vacuna formulada, a nivel mundial entre el plazo del 1 de octubre del 2020 hasta el 31 de diciembre del 2021 alcanzaría a cubrir sólo alrededor de 20% de la población de cada país si éstas fuesen repartidas equitativamente (De Quiroga, 2020). Este panorama despierta ciertas reflexiones al respecto, en cada país, como lo es su distribución, costo y accesibilidad. Esto nos lleva a cuestionarnos si tendrá el mismo acceso a la vacuna un médico en la sierra que en la capital de un estado, o igualmente ¿a quién vacunar primero, al adulto mayor a 65 años o a la persona que se ve obligada salir a diario para trabajar? Sumado a esto debemos recordar los casos que se han dado de retención de material médico por algunos países al argumentar que la situación de guerra contra el Covid-19 los dirige a tomar este tipo de medidas (Cantón, 2020), por lo que debemos cuestionarnos si la propuesta de la OMS se llevará realmente a cabo cuando empiece la producción de las vacunas.   

Pese al tiempo que llevará la producción de la vacuna y su distribución consideramos que no es un motivo por el cual alarmarse, no obstante, este es un buen indicador para tener en cuenta que el Covid-19 no se acabará inmediatamente y que, por lo tanto, la vacuna es contraproducente si se relajan las medidas profilácticas para evitar el contagio. En este sentido la inmunidad que debemos buscar a nivel público tiene que ser una “inmunidad virtuosa”, tal como lo comenta Patricia Manrique (2020), que tiene por escala a comunidades enteras, pues no basta con una inmunidad personal si no se considera a esta persona como posible transmisor del virus a personas no vacunadas. La pandemia actual exige visualizar los temas relacionados a la salud como una responsabilidad compartida en tanto que de lo que se trata no sólo es cuidarse uno mismo, sino también con aquellos que se encuentran próximos a cada uno (Manrique, 2020). En este sentido consideramos que la producción de la vacuna no nos exime de mantener un estándar alto en las medidas higiénicas como una manera de cuidarnos en comunidad.

El camino para alcanzar la inmunidad rebaño es largo y todavía hay mucho por hacer: la producción, distribución y aplicación de vacunas, el uso de pruebas serológicas y la continuación de las medidas profilácticas pueden suscitar motivos suficientes para pensar que es mejor asistir a una fiesta Covid-19 y así evitarse el gran esfuerzo que implica lo anterior. Aún con este carácter agónico de la pandemia necesitamos rechazar las fiestas Covid-19 no sólo por el riesgo que implica un contagio desenfrenado, sino también por insistir que la viabilidad para una auténtica salida de esta pandemia debe de considerar comunidades enteras y no sólo una parte de la población. 

Ciudad de Puebla, 17 de septiembre del 2020

Referencias

Boland, Bobby (2020) “¿Qué es la Inmunidad de Rebaño?” Última revisión el 17/09/2020. https://www.bannerhealth.com/es/healthcareblog/teach-me/what-is-herd-immunity

Cantón, Eva (2020) “El coronavirus desata la guerra de las mascarillas” Última revisión el 17/09/2020. https://www.elperiodico.com/es/internacional/20200403/guerra-mascarillas-paises-coronavirus-7916153

Humphries, Suzanne. Bystrianyk, Roman. (2015) Desvaneciendo ilusiones: las enfermedades, las vacunas y la historia olvidada. Barcelona: Octaedro.

Manrique, Patricia (2020) “Hospitalidad e inmunidad virtuosa” en Sopa de Wuhan. (pp. 145-161)Digital: ASPO.

Pascual, Santiago (2020) “La inmunidad de rebaño no nos devolverá a la calle: ‘Será un camino muy largo’” Última revisión el 17/09/2020. https://www.elconfidencial.com/tecnologia/ciencia/2020-04-21/coronavirus-inmunidad-rebano-vacuna-china_2558072/

De Quiroga, Santiago (2020) “Las primeras vacunas sólo llegarían al 20% de la población mundial” Última revisión el 17/09/2020. https://gacetamedica.com/opinion/las-primeras-vacunas-solo-llegarian-al-20-de-la-poblacion-mundial/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s