El contagio del miedo: coronavirus y alteridad

Marco Antonio Cruz Martínez

La emoción más antigua y más intensa de la humanidad es el miedo, y el más antiguo y más intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido.

Roas, David. Tras los límites de lo real

En el año de 1985 la industria del cine estadounidense llevó a las pantallas una película de nombre The Stuff (conocida en Hispanoamérica como La cosa) producida y dirigida por Larry Cohen; dicha película tiene como protagonista a… ¡un yogurt asesino! La cinta comienza con dos mineros que descubren una espesa sustancia lechosa (de buen sabor) que brota del suelo, dichos trabajadores piensan que la gente pagaría por comerla e inician la comercialización de dicho yogurt bautizándolo como the stuff, el producto se vuelve la locura a nivel nacional y logra ser el postre más vendido. Lo más curioso de la película es cuando se descubre que the stuff es un organismo vivo, parasitario y lactobacilo que lejos de ser una bacteria amistosa, por las noches cobra vida y asesina por medio de asfixia (se introduce el yogurt por nariz, boca y ojos)[2] a las personas que se encuentran cerca del refrigerador. Ante el miedo a la muerte, los consumidores de the stuff le prenden fuego y logran erradicar dicha sustancia. La película aquí planteada fue clasificada como comedia de terror.

En la cinta cinematográfica a la que hacemos referencia podemos observar que el surgimiento del miedo se da en lo habitual y lo común, nos demuestra que de lo más cotidiano y familiar puede surgir una menaza que ponga en peligro la vida del ser humano y, además, nos enseña que no todo lo que brota de la naturaleza es bueno.

The Stuff puede ser considerada como una película absolutamente ridícula e imposible, lo familiar y lo doméstico han hecho que el mundo se encuentre dado al sujeto con plena certeza, nadie duda de lo que come, de lo que respira, de lo que toca y de lo que contempla, tampoco dudamos del camarada o familiar con el que nos relacionamos día a día. ¿Qué pasaría sí la estabilidad y la certeza que nos proporciona nuestra realidad algún día nos traicionara? es decir ¿existe la posibilidad que lo cotidiano y lo común nos proporcionen peligro e inseguridad? Durante el desarrollo y la propagación de las diversas pandemias que han azotado al mundo la reacción humana siempre ha sido el miedo al contagio; dicho temor, hace que el ser humano dude de todo lo que se encuentra a su alrededor, lo cotidiano y lo común se vuelven objetos de inseguridad y miedo.

Photo by Kaitlyn Jade on Pexels.com

Para Sigmund Freud el miedo (o el sentimiento ominoso) surge cuando de lo familiar deviene el temor, la inseguridad y el pavor;[3] la ecuación el miedo = no familiar, sólo forma parte de un miedo diminuto o instantáneo, de dicha ecuación se vale el horror en sus diversas manifestaciones estéticas. El miedo que devine de lo que familiar es la sensación que la mayoría de las personas vivenciamos ante la pandemia del COVID-19, se trata de un miedo que viene y se encuentra en todas partes, incluso hasta de la comida que comemos, del aire que respiramos y de los lugares que tocamos; el contacto, una acción bastante normal en la cotidianidad, ahora se vuelve el principal portador de coronavirus, pone en peligro la vida y salud del sujeto y es de esta manera es como se despierta la sensación de miedo.

Para el crítico literario David Roas “El temor, el espanto, el pavor y el terror pertenecen al miedo” (2011, 82), dichas sensaciones provienen de un objeto al que se le puede hacer frente; posteriormente, Roas afirma que al miedo se le puede clasificar en dos tipos: el miedo intelectual y el miedo físico; en cuanto al primero, se refiere a la impresión propia y exclusiva de lo fantástico y lo estético, y es de este miedo donde se desprende el horror; el miedo físico (o emocional) tiene que ver con la amenaza física, la muerte y lo material espantoso.[4] Una vez hecha la distinción del temor podemos afirmar que el miedo al contagio  es un miedo físico que surge de la cotidianidad del sujeto, dicho temor provoca el distanciamiento social, y hace de la alteridad el acontecimiento principal de donde brota el miedo. La pandemia del coronavirus puede ser considerada como la época del miedo físico, pero como se señaló anteriormente, a cualquier tipo de miedo se le puede hacer frente, en el caso del virus SARS-CoV-2 no se le hace al estilo de The stuff (quemando a la sustancia que pone en peligro la vida de las personas), sino por medio de una serie de medidas de sanidad (uso de cubrebocas, guantes, aplicación de gel antibacterial, cuarentenas, distanciamiento) que pueden disminuir la propagación del virus y donde el hombre puede adquirir un poco de confianza.

Tanto en la película anteriormente mencionada como en la pandemia del coronavirus observamos que el miedo se puede manifestar de manera colectiva e individual; para no errar en dichas clasificaciones es necesario recurrir a un texto llamado El miedo de Occidente, donde se afirma:

El miedo (individual), en el sentido estricto y restringido del término, es una emoción, frecuentemente precedida de sorpresa, provocada por la toma de conciencia de un peligro presente y agobiante que, según creemos, amenaza nuestra conservación. Tomado en un sentido más riguroso y más amplio que en las experiencias individuales –en un sentido “colectivo”– abarca una gama de emociones que van del temor y de la aprensión a los terrores más vivos. El miedo es, en este caso, el hábito que se tiene, en un grupo humano, de temer a tal o cual amenaza (real o imaginaria). (Delumeau, 1978,30) 

El miedo individual ha transformado a cada individual en un potencial untador, el otro no debe tocarme ni acercarse, debemos mantener una distancia que nos garantice protección; en cuanto al miedo colectivo es el que suscita diversas acciones racistas y violentas contra el personal de la salud y enfermos, al creer que dichas personas ponen en riesgo la salud de un grupo de individuos.

Como podemos observar el miedo es el responsable de crear acciones violentas, caos e ideologías en los países que sufren de una pandemia; incluso, el miedo hace que la mayoría de los individuos adopten medidas de sanidad para evitar la propagación masiva de un virus. En tiempos de pandemia lo familiar y lo cotidiano son los elementos de donde brota el temor, surge una desconfianza de las cosas y de los lugares que se encuentran a nuestro alrededor. Es preciso señalar que en la idea de contagio podemos descubrir dos connotaciones, por un lado, hace referencia al contacto y, al mismo tiempo, despierta en el sujeto la vivencia del temor, de ahí que el contagio en su forma práctica sólo busque eludir a los enfermos y a cualquier persona que ponga en riesgo la salud del individuo, se trata de un miedo al contagio por un virus sumamente peligroso. 

En una pandemia no sólo se propaga un virus altamente mortal, al mismo tiempo se propaga el miedo, el temor a ser contagiado, así que la mejor medida que se puede adoptar es cuidarnos a nosotros mismos, cada uno busca salvaguardar su vida, el individualismo suprime a lo colectivo, no hay idea de solidaridad ni de bienestar común, lo que se busca es salvaguardar la salud personal.  

Bibliografía:

Agamben, Giorgio. “Contagio”. Sopa de Wuhan. Ed. Pablo Amadeo. La plata: Aspo, 2020. 

Delumeau, Jean, El miedo en occidente. Madrid: Taurus, 1989.

Freud, Sigmund. Obras completas: volumen 17. Trad. José Etcheverry. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1976. Impreso.

Roas, David. Tras los límites de lo real: Una definición de lo fantástico. Madrid: Páginas de espuma, 2011. Impreso


[2] Es la misma forma por la que el coronavirus entra al cuerpo humano, son los principales medios por los que un virus se puede adquirir.

[3] Cf. Freud, Sigmund. Obras completas: volumen 17. Trad. José Etcheverry. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1976, p. 220.  

[4] Cf. Óp. Cit. Roas, p. 82,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s