Apuntes para una comprensión del confinamiento por el COVID-19 desde el feminismo

Andrea González Medina

Quédate en casa lo máximo posible; Mantén el distanciamiento social; Lávate las manos con frecuencia; Tose cubriéndote con el codo; [i]…Todas éstas son las recomendaciones otorgadas por los organismos nacionales e internacionales para combatir la pandemia ocasionada por el COVID-19 que ha alcanzado cifras récord en países como Estados Unidos, Italia y España. De todas las recomendaciones, una de las cuales suele llamar la atención es el slogan “Quédate en casa”. Spots televisivos, infogramas, stickers y hasta memes en redes sociales son utilizados como un llamado de atención para prevenir el contagio. Se sugiere adscribirse a un sinfín de actividades como leer, aprender un idioma, ejercitarse en casa, entre otras. El discurso apunta a la productividad y a la maximización del tiempo libre durante el confinamiento, pero ¿Acaso esto es un reflejo de la situación experimentada por la población o existen diversos puntos ciegos que suelen ignorarse debido a la carencia de una perspectiva interseccional?

En una encuesta de Instagram, creada por una por una influencer del mundo fitness, se pregunta a los usuarios qué tanto se ha modificado su rutina a raíz de la pandemia. La dueña de la cuenta sostiene que su rutina no se ha modificado sustancialmente, ya que desde que ejerce la maternidad permanece el mayor tiempo posible en casa y es desde aquí donde realiza sus rutinas de ejercicios. Es decir, que no forma parte de la población que se traslada a un gimnasio para mantenerse en forma. En una reflexión precedente, Gerardo Romero ofrece una tesis muy sugerente respecto a la pérdida de la ciudad como fin y su advenimiento como medio. En este sentido, sostiene: “la ciudad es lugar de tránsito: medio que permite el transporte de un lugar cerrado (como una vivienda) a otro lugar cerrado que es controlado y administrado por la demanda del mercado” [ii]. Sin lugar a dudas, esto es el resultado de aplicar una perspectiva materialista en el análisis, pero a esta postura de la pérdida de la ciudad como fin debe añadirse el sector poblacional que permanece la mayor parte del tiempo en la vivienda y que utiliza en escasas ocasiones la ciudad como lugar de tránsito:  las amas de casa.

Claramente, esto es un reflejo de la separación estructural de la esfera pública y la esfera privada. Es necesario recordar que la esfera pública se encuentra vinculada con el acontecer de “las actividades propias de la ciudadanía” [iii], mientras que por la esfera privada se entiende lo “doméstico, espacio físico de la vivienda, de sus alrededores y las relaciones parentales e íntimas que tienen lugar en él” [iv]. Y esta escisión ha sido ampliamente analizada por feministas como Silvia Federici o Angela Davis quienes apuntan a la separación estructural entre el proceso de producción y el proceso de reproducción materializado en una separación física (fábrica/casa) y encabezada por sujetos distintos (obrero/ama de casa). Es necesario puntualizar que estas herramientas analíticas no deben tomarse como una generalización de la situación de opresión de las mujeres, pues no existe el término mujer como algo universal, sino en las coordenadas en las que se mueve. Sin embargo, el análisis de Federici es de bastante utilidad para comprender el disciplinamiento de las mujeres a partir del fenómeno de la caza de brujas [v], cuyas consecuencias visibles fueron la regulación de la sexualidad y el confinamiento de las mujeres al ámbito de la reproducción a través de su exclusión del mercado de trabajo –esta última tesis puede ser discutida-.  Así, es posible apuntar que, de acuerdo con el INEGI, en México el tiempo que los hombres dedican al trabajo doméstico es casi tres veces menor al tiempo dedicado por las mujeres, reflejado en un 47.9 horas semanales contra 16.5 [vi], lo que deja muy poco tiempo libre a las mujeres. Sin embargo, lo que se desea destacar es que el confinamiento forma parte de la vida cotidiana de las mujeres. Por ello, no alcanzan a visualizar una modificación en su rutina. El trabajo doméstico, en tanto que es necesario, no únicamente para la reproducción de la fuerza de trabajo, sino para la reproducción de los vivientes continúa siendo ejercido por las mujeres aun en el confinamiento. Este periodo de crisis podría ser una oportunidad para cuestionar la forma hegemónica de organización del trabajo doméstico y apuntar a su socialización. Se puede continuar con dicha opresión o apuntar a formas más solidarias. 

Ciudad de Puebla, 10 de agosto de 2020.

[i] Organización Mundial de las Naciones Unidas (ONU) (2019). “Medidas de protección básicas contra el nuevo coronavirus”. ONU. Recuperado a partir de: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public

[ii] Romero Gerardo. (5 de abril de 2020). Las huellas en la ciudad ante la pandemia. International Pandemic Project: Puebla., recuperado de pensarlapandemia2020.wordpress.com

[iii] De Barbieri, T. (1996). “Los ámbitos de acción de las mujeres”. En Henríquez, N. (ed.). Encrucijadas del saber: los estudios de género en las ciencias sociales (pp. 107-132). Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, p. 110.

[iv] De Barbieri, T. (1996). “Los ámbitos de acción de las mujeres”. En Henríquez, N. (ed.). Encrucijadas del saber: los estudios de género en las ciencias sociales (pp. 107-132). Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, p. 110.

[v] Federici, S. (2010). Calibán y la bruja, Mujeres, cuerpo y acumulación originaria. España: Traficantes de sueños.

[vi] Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) (2015). “Estadísticas a propósito del… día internacional del trabajador doméstico (22 de julio)”. INEGI. Recuperado a partir de: https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2015/domestico0.pdf

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s