Las nuevas fosas comunes: cadáveres en aislamiento

O. Moisés Romero

Existen imágenes sobre fosas comunes que condenan a la humanidad, desde el exterminio nazi, Ruanda, las del franquismo español o las fosas clandestinas en México; todas ellas evidencias de la violencia masiva y hay que darles su propio lugar conceptual. Pero hoy hay que distinguir a las fosas comunes a causa de las pandemias que son disímiles y se justifican como un medio sanitario, frente a las amenazas a la salud pública.

Desde hace unos días, primero los medios de comunicación nos saturaron de cifras, después el cansancio generalizado y la repetición de imágenes entraron en un estado de normalidad. Dentro de toda esta normalización generalizada en los últimos días, los países tienen una alerta sanitaria de miles de cadáveres por COVID-19 en el mundo, que por medio de fosas comunes se intentan manejar. Y esto responde a la interrogación alrededor del mundo: ¿qué hacer con tantos muertos por COVID-19?

La fosa común es un recurso que ya fue utilizado en otros momentos históricos, y queda como marca del paso de la tragedia y los males que atentan contra la humanidad. Desde los orígenes, la comunidad humana ha producido fosas comunes, en la enfermedad y la violencia, las fosas son las huellas de una producción y consecuencia para lidiar con la muerte masiva.[i]

Pero hoy la expresión de la muerte masiva en fosas comunes se expande, a causa del COVID-19, en Hart Islan, Guayaquil, Teherán, San Vicente de Córdoba y demás puntos del planeta.[ii] Cuando una zanja es cavada para albergar a los cuerpos por la enfermedad, cuando los espacios, las islas, los senderos y los caminos del mundo se abren para albergar cadáveres, nos revelan otro escorzo de la vida humana.

Créditos: Cuartoscuro/Archivo

El mundo que hace algunos meses era el de la producción y el consumo masivo de la oferta y la demanda, el que hace meses no sospechaba nada, que vivía en la aceleración del tiempo y el espacio, que apercibía la tragedia humana de las otras fosas de la violencia en México,[iii] se quedó atónito y en otro caso replica y se disgusta. Empero, la humanidad se enfrenta con la tarea de hacerse cargo de los cadáveres por medio agujeros y zanjas..   

Así, hablamos de una comunidad de la muerte, porque la muerte común da evidencia también de la vida en común. La evidencia de las zanjas para depositar un cuerpo con otro cuerpo implica cuestionar si ¿la comunidad humana solo se reserva a la vida productiva o la aceleración de las formas de vida? Como Peter Pál Pelbart afirma: “por producir una ética que contemple también la extravagancia y las líneas de fuga, los nuevos deseos de comunidad emergentes, las nuevas formas de asociarse que están surgiendo en los contextos más auspiciosos o desesperantes”.[iv]

Vivir o morir con COVID-19 ya implica un contexto auspicioso y desafiante, de un mar de planteamientos que atentan contra los vivos y los muertos. Cuando la muerte masiva aparece en el mundo aún se le hace frente con planteamientos arcanos sobre el cadáver, al pensar solo cuerpos individualizados que por la emergencia de la pandemia representan una amenaza mayor, pero pensar en cadáveres dentro de una fosa común es pensar en cuerpos en aislamiento. Acertado es hablar con Doreen Massey de una geometría de poder de la muerte. Cuando se cava y se altera el mundo con una fosa se modifica el espacio, puesto que es contorneado y modificado para a-islar a esas muertes que representan una amenaza sobre los vivos.

Hart Island en Estados Unidos hasta ahora es la fosa común por COVID-19 más grande del mundo, se dibuja a sí misma como una geometría dentro de un lugar de reclusión, donde los reos son los encargados de edificarla.[v]

Mi colega Giovanni Perea afirma que justamente esta fosa, “coincide con la etimología del aislamiento, poner en isla. Luego también lo usamos cotidianamente cuando vamos a la isla del estacionamiento, isla comercial, etc…” Hart Island es un caso excepcional porque responde a una geometría de la necropolítica y no solo del poder, donde no sólo se administra la muerte ¿quién debe morir o quién debe vivir? sino también al ¿qué hacer con y a dónde deben ir a dar los muertos por causa de COVID-19?

Actualmente este ejemplo excepcional pone a trabajar a todo vapor a los gobiernos del mundo para alistarse con cementerios, crematorios, y zanjas para enfrentar a la cifra de miles de muertos, pero también demuestra el detrimento sobre la saturación de los centros y hospitales de salud donde se planea elegir la vida de unos sobre la vida de otros.[vi] Con todo, la fosa común aparece como un rasgo fundamental para entender las dificultades que enfrenta la humanidad durante la historia.     

Al final, las diferencias y singularidades se nulifican dentro de una fosa. De esta manera las fosas comunes en el mundo son una estructura de entierro ya conocida, que no distingue de género, raza o clases sociales, hasta cierto punto son la huella humana que se deja a partir de los conflictos que sostiene o por los que atraviesa la humanidad. Las fosas comunes tienen un uso rudimentario, pero también un uso sanitario y de exclusión.

 ¿Quién se imaginó hace dos meses, que en pleno siglo XXI, se tendría que escarbar una fosa común para miles de cuerpos en Estados Unidos? 

Ciudad de Puebla, 18 de abril de 2020.


[i] Veáse. Aguirre Arturo, (2006), Nuestro espacio doliente, Puebla: Afinita.

[ii] De la Fuente, M. (2020, abril 13). Escarba Matamoros fosas para muertos por Covid-19. Recuperado de 17 de 2020, de https://www.elnorte.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?__rval=1&urlredirect=https://www.elnorte.com/escarba-matamoros-fosas-para-muertos-por-covid-19/ar1918659?referer=–7d616165662f3a3a6262623b727a7a7279703b767a783a–

La Nueva. (2020, abril 11). Cavan fosas en cementerio San Vicente de Córdoba para afrontar pandemia. Recuperado de 17 de 2020, de https://lmdiario.com.ar/contenido/214842/cavan-fosas-en-cementerio-san-vicente-de-cordoba-para-afrontar-pandemia

La Jornada. (2020, marzo 13). The Guardian: Irán construye fosas en medio de brote de Covid-19. Recuperado 17 de 2020, de https://www.jornada.com.mx/ultimas/mundo/2020/03/12/the-guardian-iran-construye-fosas-en-medio-de-brote-de-covid-19-8543.html

Antoñanzas, M. A. (2020, abril 11). Noticias de la pandemia de coronavirus este Viernes Santo. Recuperado 13 de abril de 2020, de https://cnnespanol.cnn.com/video/coronavirus-ronda-global-portaviones-francia-time-nueva-york-pkg-seg-miguel-angel-antonanzas/

[iii] Expresión Forense. (2020, abril 5). Excavación en fosas clandestinas suspendido por COVID-19. Recuperado 7 de abril de 2020, de https://www.expresionforense.com/post/excavaci%C3%B3n-x-covid-19

[iv] Veáse. Pál Pelbart, Peter, (2009) , Filosofía de la deserción, Traducción Santigo García al, Tinta Limón: Buenos Aires, p. 41.

[v] Baez Yahair. (30 de marzo de 2020). La isla de los muertos sin nombre. International Pandemic Project: Puebla., recuperado de pensarlapandemia.com

[vi]  Zamarrón, I. (2220, abril 12). Cementerios capitalinos se alistan para el golpe del Covid-19. Recuperado 15 de abril de 2020, de https://www.la-prensa.com.mx/metropoli/cdmx/cementerios-capitalinos-se-alistan-para-el-golpe-del-covid-19-5090973.html

Uno Tv. (2020, abril 3). En Puerto Vallarta, Jalisco, preparan fosas para víctimas por COVID-19. Recuperado 10 de abril de 2020, de https://www.unotv.com/noticias/estados/jalisco/detalle/coronavirus-en-puerto-vallarta-jalisco-preparan-fosas-para-muertos-429155/

Un comentario

  1. Es una reflexión espléndida la que realiza en este texto, con la que además se consolida un diálogo filosófico de muchas capas y horizontes de análisis y discusión, pero sobre todo de diálogo abierto con otros colaboradores de este proyecto. Esto ha llamado mi atención especialmente porque resulta esclarecedor de los refinamientos o precisiones conceptuales que usted pretende construir en este texto, en parte como resultado directo de lo que bien podríamos llamar trabajo de investigación colaborativa a distancia (algo muy propio de la cultural de trabajo de la web 3.0). Gracias a su generosidad, logra agregar nuevos temas y problemas en el horizonte abierto por las discusiones que preceden al texto.

    Por cierto: ¿El maestro Giovanni Perea también ha escrito sobre este tema en particular en un texto que no aparece en las referencias bibliográficas o la cita textual que se le atribuye corresponde al texto del maestro Yahair Baez?

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s