“Soñamos con utopía y despertamos gritando…”

Gandhi Monter

Créditos: iStock

§ 1

A veces he pensado que la reflexión filosófica cayó en el trending topic del tener algo que decir como objeto de consumo inmediato. No quiero decir que no esté de acuerdo con las ráfagas intempestivas, creo que todo pensamiento que ayude a clarificar un poco lo que está pasando es bienvenido, pero también sé que existe una industria ávida por vender opiniones y que el mundo está lleno de un espíritu de novedad del que no se puede esperar más que el hit (intelectual) del momento. No dejo de sentir que se trata de una noción de lucro, aún revestida de las mejores intenciones.

§ 2

¿Y si el término necropolítica es un comodín explicativo? No estoy seguro si todos los fenómenos de dar, organizar y producir la muerte puedan conceptualizarse de manera homogénea. Por ejemplo, recojo dos conceptos: necrofilia social[1]y necrocapitalismo.[2]El primero entendido como el despliegue de una serie de estrategias políticas que buscan desarticular el cuerpo comunitario con una marcada fascinación por la muerte. El segundo concepto, como la actualización de un modo de producción cuyo eje rector esla completa rentabilidad de los cuerpos y los espacios a través de diversas formas de desposesión.  Tal vez con ellos, podríamos generar algunas combinaciones analíticas para constatar, o no, su acompañamiento en los procesos necropolíticos.   

§ 3

Por otro lado, las alternativas analíticas que parten de la relación entre proporciones y cantidades resultan menos prósperas, es decir, resulta poco creíble decir que capitalismo que opera desde la muerte puede comprenderse en su conjunto a través de un análisis de tipo Hicks – Hansen, a pesar de que las prácticas necropolíticas tienen claros elementos de especulación de muerte. Más bien, la contingencia nos pondría en un escenario en el cual resulta evidente lo endebles que son los saberes estandarizados a través de la especialización. La cuestión no está en intervenir o interconectar disciplinas sino en abolirlas.

§ 4

La ciencia moderna burguesa también tiene a sus iniciados: los economistas, por ejemplo, son sus venerables magos de la prestidigitación y las artes adivinatorias. Hoy, todos los armados de lápiz, papel y voz buscan emular ese complejo misterio… aun cuando lleve 200 años errando. Yo no sé hacia dónde irá el capitalismo, pero creo entender cuál era su sello hasta hace unos meses: la distopía de los opuestos. Donde escenarios excluyentes se necesitan entre sí y se alimentan mutuamente, con la lucha de clases como imprescindible motor.  Si me preguntaran, tal vez las cosas se parecerán un poco a lo que pensó Yukito Kishiro cuando escribió Battle Angel Alita: por un lado, una élite burguesa viviendo en una utopía tecnologizada con chips en vez de cerebros, para controlarlos… por el otro, una clase que sobrevive como puede traficando armas y órganos, a la intemperie de la crisis ambiental.  

§ 5

Geoff Bale y escribió una vez que: “We live in a world of jarring juxtapositions between future and past: a world symbolized at once by iPhones and collateralized debt obligations, while at the same time Africa is being (re)divided in a repeat of an imperial land grab […] We seem to be moving simultaneously into a new era of capital even as older, more naked displays of class power have reemerged from the past. It is the age of the transnational robber baron”[3]. Yo creo que la pandemia visibiliza y escandaliza esa distopía. Una tendencia que no era ignorada por una gran cantidad, pero que genera escenarios como este, que nos estrellan los hechos en la cara. Tal vez Bolaño lleva rato tratando de decir nos que: “soñábamos con utopías, pero despertamos gritando”.

Ciudad de México, 10 de abril de 2020


[1]Gounari Panoyota, Neoliberalism as Social Necrophilia: The Case of Greece, Truthout, publicado marzo 21 2014, [en línea], disponible en: <https://truthout.org/articles/neoliberalism-as-social-necrophilia-the-case-of-greec/>

[2] Banerjee Subhabrata B.,Necrocapitalism, Organization Studies, Vol. 29(No. 12), 2008, pp. 1544.

[3] Bailey Geoff, Accumulation by dispossession, International Social Review (ISR), Mayo 2019, [en línea], disponible en: <https://isreview.org/issue/95/accumulation-dispossession?fbclid=IwAR0HJhoCdD-ZO3IaCz1qFdENhx0vFHgsPU8QIJ5aIvGFM9OnOpLOXgwWv3A>, última consulta: 21 de marzo 2020. 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s