Enemigo público

Luis Avena

Estamos convencidos, consciente o inconscientemente, de que el Estado es el que tiene que ofrecer alternativas y soluciones frente a problemas como la epidemia actual. Pero actualmente aflora un paternalismo. En otras circunstancias, nuestra relación con el Estado sería edípica: le tendríamos resentimiento por ser una máquina de extracción de energía y tiempo, por sus instituciones de violencia organizada de una clase a otra, por no ofrecernos seguridad social, por mentirnos, por usarnos, por no darnos el apoyo suficiente cuando más lo necesitamos, por mantenernos en un estado de ánimo temeroso. Ahora, esperamos a que responda a nuestras demandas y que calme nuestros miedos con acciones inteligentes y precisas. El Coronavirus es el nuevo enemigo público de todos los Estados. Pensemos algunas estrategias para combatirlo basadas en la tecnología digital.

Desde hace mucho sabíamos que Google Maps registraba todos nuestros movimientos a pie, en automóvil, en autobús, en bicicleta, en taxi, en uber o de cualquier forma tránsito. En cada movimiento se registra también el tiempo de traslado, los retrasos, los contratiempos, los cambios. Nuestras rutinas están bien registradas. Sin embargo, tenemos la posibilidad de no ser registrados si apagábamos la función de localización. En los últimos días ha surgido el concepto de geolocalización ligado a una app que servirá para monitorear a las personas que voluntariamente se registren. El monitoreo no pedirá datos personales y protegerá la información entregada. Con ello, las personas se sienten doblemente protegidas y respetadas, y las instituciones se encuentran en condiciones de tener información útil para actuar estratégicamente. Los datos que podrán tener son los movimientos en tiempo y espacio real, las personas que están cerca de nosotros, los posibles infectados, las probabilidades de contraer el virus. A las personas que sean registradas saliendo de los espacios adecuados para conservar su salud podrán ser sancionadas. No obstante, este proceso es visto de forma positiva. ¿En qué momento habíamos dejado de ser un simple dato abstracto para el Estado? ¿Cuándo dejamos de ser un número, una estadística, un cálculo? Nuestra percepción de lo útil y bueno depende de qué tanto nos pueda beneficiar o perjudicar.

Todo esto no es nada nuevo. Hace tiempo que ya hemos entregado nuestra información en todas las redes sociales y páginas de internet. El panóptico digital es ya una condición a priori de nuestras sociedades. Nosotros también lo usamos para monitorear, vigilar y controlar a nuestros conocidos, amigos e íntimos. Para conocer a alguien solo se requiere de su información digital, al menos para formarnos una idea de la persona. ¿Por qué nos molestaría, entonces, que el Estado hiciera algo que también nosotros hacemos? ¿Acaso es porque el Estado es muy malo y nosotros muy buenos? No se quiere ser vigilado, pero la transparencia de toda información es exigida. No se quiere ser controlado, pero esperamos que nuestras expectativas se cumplan en su totalidad. Finalmente, toda esa información sirve para protegernos de posibles amenazas o para acercarnos a posibles beneficios. ¿En qué momento nos empezamos a tratar como si fuéramos un simple dato abstracto, una probabilidad, una posibilidad? ¿Cómo relacionarnos si las emociones se vinculan a lo abstracto de la información digital? ¿Libertarios o paternalistas circunstanciales? Razonamos y hacemos todo lo que queremos, deseando que se nos den las condiciones para lograrlo. ¿No es así? No se quiere creer en lo que dice el Estado pero si alguien llega a contraer el virus las instituciones serán las culpables. La cuestión es qué podemos hacer para protegernos y qué puede hacer el Estado para protegernos. ¿Qué posición hay que tomar en estos momentos?

Ciudad de México, 16 de abril de 2020.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s