Pandemia y discurso: un llamado a la serenidad

Bily López

Pensar en contextos de crisis maximiza las dificultades a las que de por sí ya se enfrenta el pensamiento.

La obnubilante normalidad, gobernada por seguridades ficticias y felicidades de superficie, se ha visto intempestivamente suspendida en los últimos días por un estado de peste de difícil determinación. Nuestro habitus ha sido transgredido.

Esto, de suyo, implica un trastorno de lo cotidiano, así se forme parte de quienes pueden quedarse en casa —con o sin home office—, o de quienes han quedado expuestos a la nuda vida por dedicarse a actividades esenciales o por carecer de importancia, siquiera, para ser tomados en cuenta por los cálculos gubernamentales. En México, la sana distancia o quedarse en casa constituyen acontecimientos discursivos que, de una u otra manera, se han posicionado en medio de las actividades cotidianas, alterándolas; gracias a ellos, el otro se ha vuelto objeto de nuestra sospecha permanente, de nuestra vigilancia, nuestro enjuiciamiento y amonestación.

Junto con este par de acontecimientos discursivos —que se suman al archivo lingüístico de nuestra época para delinear y controlar las actividades económicas, sanitarias y securitarias de la población— han aparecido, como estampida, diferentes discursos tratando de posicionarse como punta de lanza frente a lo que se ha nombrado como una pandemia que suscita un estado de emergencia sanitaria.

En su gran mayoría, estos discursos pueden comprenderse en dos grandes vertientes: quienes ven en la pandemia la oportunidad para endurecer y extremar las condiciones de control y disciplina instaladas por la gubernamentalidad contemporánea, y, por otro lado, quienes ven en ella una oportunidad privilegiada para enfrentar y modificar las perniciosas formas de producción económica y política contemporáneas. Dentro de estos dos extremos hay, por supuesto, infinitas posiciones con infinitos matices.

Y, mientras, la angustia no para. En casa, en la calle y en las redes sociales, la zozobra se ha apoderado de las personas. Presos de una impresionante producción discursiva que en diferentes registros gira en torno al acontecimiento de la pandemia, la gente no para de lavarse las manos, de usar gel desinfectante, de tratar de alejarse lo más posible de los otros y de sacar adelante las tareas pendientes (la hiperproductividad en la emergencia es una de las más grandes angustias en diferentes niveles).

El acontecimiento discursivo pandemia ha sabido, en México, posicionarse por encima de los feminicidios, la violencia del narco, el asesinato de activistas ecológicos, la desaparición de personas, el extractivismo, y la profunda desigualdad social y económica; y no es que hayan cesado. Lo que importa, por ahora, es el virus, sus efectos, la salud, la prevención, el número de enfermos y decesos, aplanar la curva.

Habría que recordar que ningún acontecimiento es un hecho, que ninguna realidad se impone frente a otra más que por medio de la violencia y la anuencia frente a ella, que los acontecimientos discursivos se materializan de diferentes maneras y por innumerables vías, y que la mejor manera de hacerles frente es mediante formas de producción discursiva estratégica que instaure nuevas prácticas ético-políticas que avancen en otra dirección.

Se podrá decir que estas líneas se inscriben, tímida y vagamente, dentro de los discursos emancipatorios que intentan hacer frente a la crisis. Quizá así sea; no obstante, su finalidad es otra.

Estas líneas no son siquiera una invitación a adoptar una posición, son más una confesión.

Comprender la situación desde la instauración de sus propias discursividades coadyuva a recordar que toda realidad se instaura así, y que nuestra actitud frente a los diferentes acontecimientos depende de nuestras propias estrategias discursivas —aprendidas o inventadas— para hacerles frente.

El Covid-19, indudablemente, está ahí, así como la discursividad gubernamental y sus estrategias que velan por la economía, la salud y la seguridad. El virus ha visibilizado muchas de las injusticias y paradojas de nuestras formaciones políticas. El mundo no ha cambiado radicalmente, pero sí se ha desplazado. En ese desplazamiento, se han abierto nuevas posibilidades para conectarnos con nosotros mismos, con los otros, con el hogar, con los dispositivos tecnológicos, los deberes y las aficiones, incluso —y sobre todo— con las propias convicciones.

Después de algunos días de encierro, se impone la necesidad ineludible de guardar la calma y cultivar la serenidad, recordando que toda realidad es una producción discursiva, y que siempre podemos re-habitar y re-significar todos esos espacios —físicos y no— que la obnubilante normalidad nos había estado robando durante los últimos días, meses, años, vidas.

Ciudad de México, 6 de abril de 2020.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s