Covid-19 y el cese ecocida: primeras consideraciones

Arizahy Sergio Reyes Torres

El 31 de diciembre de 2019 autoridades chinas alertaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) del brote, en Wuhan, de una nueva cepa de Coronavirus (hoy conocido como COVID-19). Según la OMS los coronavirus pueden causar enfermedades en animales y humanos:

“se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS)”. [i]

Desde entonces, son cada vez más los medios de información y comunicación en los que circula #Quedateentucasa. Esto debido a que una de las principales medidas para erradicar la pandemia, ya declarada por la OMS, es evitar el contagio y la distribución de la enfermedad permitiendo, también, una cobertura adecuada de los casos ya presentes. Lo anterior se traduce en cuarentena, aislamiento para no poner en riesgo la salud de otros y la de uno mismo.

Esto ha provocado histeria y comienzan a circular las advertencias de crisis, económica, social, política, de salud, etc., no sólo nacional, sino internacional. Tal vez ya lo hemos escuchado, pero, para muchos aún nos es difícil contemplar la totalidad del impacto que significa todo esto. Hay fake news que circulan propagando la reacción alarmista, otras que incluso abren un amplio espectro para el escepticismo sanitario, lo que dificulta el acceso a información que pueda ser clara, útil, o incluso vital. También hay quienes intentan mantener la calma y enfrentar lo que viene de la mejor manera.

Aunque no es posible contemplar la totalidad de lo que sucederá los próximos meses, es verdad que el COVID-19 provocó el temblor de una estructura global y ya está causando infinidad de reacciones y preguntas en torno a ella. Pone en cuestión la efectividad de un sistema-mundo que mostró ser frágil y puede paralizarse en cualquier momento ante un factor imprevisto en su estructura, un verdadero virus. Todas las redes económicas, el comercio y consumo de escala internacional, pueden estancarse cuando se restringen las fronteras y los puestos de venta se cierran; provocando desabasto y falta de algunos productos, incluso aumentos deliberados en el precio de otros. Se pone en cuestión el sostenimiento de algunos Estados-nación y la capacidad de sus instituciones en el cumplimiento de sus garantías constitucionales. Sobresale también el impacto que tienen nuestras acciones en el ecosistema natural global y cómo este cambia al verse alteradas nuestras formas o estilos de vida, pues animales en varias partes del mundo se apoderan de espacios urbanos o semi-urbanos y la contaminación del aire en algunas ciudades ha disminuido.

Cuestiones curiosas también circulan por las redes sociales: ¿será que estamos viviendo un efecto mariposa?Al momento de redactar este texto hay diferentes teorías del brote del virus, incluso de conspiración (¿contra quién o qué? ¿para lograr qué y por qué?). La versión más popular, es la de una sopa de murciélago. Pero, de manera reciente, se encontraron unos pangolines (mamíferos traficados de manera ilegal) que son portadores de un virus relacionado al COVID-19 [ii], ofreciendo una nueva perspectiva. Como sea, se ha llegado a una epidemia global por acciones que, en su momento, fueron relativamente insignificantes.

Credito BBC News

Hechos como los anteriores, muestran el impacto de nuestra existencia para el planeta, así como los riesgos que nosotros mismos generamos. El consumo de una sopa con un animal silvestre, o el tráfico de animales exóticos, el cuarto comercio ilegal más rentable del planeta [iii], no sólo pueden provocar la transmisión de enfermedades, también provocan la pérdida de biodiversidad, dañando al ecosistema que los alberga, conduciendo a un ecocidio de escala global.

Mientras tanto, en México, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción a la Salud, hizo un llamado a la población en el que reiteró que es nuestra última oportunidad para reducir la transmisión del virus, por lo que debemos restringirnos en nuestras casas. Asimismo, se comentó que la población tiene que reflexionar más acerca de las medidas de contención y prevención. Y aquí yo me pregunto, ¿es lo único sobre lo que debemos reflexionar?

Creditos Bruno Kelly

La relectura por el siglo XX no deja de sorprendernos, y no puedo esperar a ver cómo termina la primera mitad del siglo XXI, cuando los esfuerzos por hacer efectiva una ley internacional contra el ecocidio [iv], que podría tener efectos positivos contra el calentamiento global, se redirigen a tratar la situación inmediata, lo que hoy apremia, dejando en segundo plano un problema que ya nos rebasa y que a largo plazo será peor.

El leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo; o, quizás, las alas de una sopa de murciélago pueden sentirse al otro lado del mundo.

Ciudad de Puebla, 30 de marzo de 2020.

[i] Organización Mundial de la Salud, “Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus (COVID-19)”, en Organización Mundial de la Salud (https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses), 31 de marzo de 2020.

[ii] Briggs Helen, (2020, 27 marzo). “Cómo se estrecha el cerco sobre el pangolín como probable transmisor del coronavirus”, en BBC (https://www.bbc.com/mundo/noticias-52066430), 31 de marzo de 2020.

[iii] Melgoza Alejandro, Alvarado Enrique, Estrada Andrés M., Tráfico de animales: comercio ilegal en México, CDMX, Ediciones B México.

[iv] S/A, “Ecocide Law”, en Ecocide Law (https://ecocidelaw.com/ecocide-law-2/), 31 de marzo de 2020.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s